Abuelos enfrentados en Villa Ascasubi

Regionales 02 de febrero de 2019 Por
Irregularidades. El control de la institución genera una disputa que tendría un trasfondo político.
REGIONALES - Jubilados
- El Centro de Jubilados deberá celebrar una nueva asamblea para elegir autoridades y normalizar servicios.

Desde el año pasado, el Centro de Jubilados y Pensionados de Villa Ascasubi representa un espacio de conflicto que sigue sin resolverse.


La última asamblea celebrada en noviembre de 2018, incrementó una disputa entre dos grupos que pretendían conducirlo.


María Inés Resiale, quien encabezó la lista "opositora", se muestra como principal denunciante de las irregularidades que vienen ocurriendo allí.


Ella recuerda que su padre fue uno de los fundadores de la institución y eso la motiva para intentar mejorar la situación actual junto a grupo de colaboradores.


A partir de pruebas presentadas ante la Dirección General de Inspección de Personas Jurídicas, sobre mandatos vencidos y balances adeudados desde 2013, dicho ente solicitó la designación de una "comisión normalizadora".


En julio de 2018, la misma fue conformada por Ramón Ferreyra, Adrián Aguero y José Castellán.
A partir de allí se debería preparar el terreno para la asamblea, que entre otras cosas convalidaría las nuevas autoridades.


Según Resiale, dicho proceso estuvo plagado de irregularidades que obstaculizaron la participación de los socios y no se respetaron los plazos para comunicar la mencionada asamblea.


Finalmente, se llevó a cabo el 20 de noviembre pasado, con la presencia de un veedor de la Dirección General de Inspección de Personas Jurídicas y se proclamó ganadora la lista encabezada por Griselda Calderón.


No obstante, dos meses después, el ente regulador declaró "irregular" a ese acto porque no fue encabezada por la autoridad correspondiente, hubo inconsistencia en el padrón y faltó presentar algunos estados contables, según argumentó.


Ante esto, intimó a la comisión normalizadora a una nueva asamblea, algo que debería ocurrir en estos días, según los plazos exigidos.

Decadencia
En este contexto, Resiale remarca que "el Centro se encuentra intervenido pero sigue siendo conducido por personas que carecen de aval legal para disponer de las instalaciones como lo hacen, sobre todo el salón de eventos".


A su vez, en cuanto a la raíz del conflicto, asevera que existe "un trasfondo político", impulsado des- de un sector contrario a las actuales autoridades municipales.


Según afirma, la situación actual genera un deterioro en los servicios que esta institución debería prestar a jubilados de la localidad.


"Los abuelos no reciben el bolsón, la sala de primeros auxilios no funciona y el Centro se ha venido abajo", señala.


Villa Ascasubi cuenta con alrededor de 500 jubilados, aunque asegura que menos de la mitad son asociados, como consecuencia de la conducción actual.

Boletín de noticias