Inaugura la muestra "Picnic-Colectivaland", un disfrute para los ojos

Artes y Espectaculos 26 de enero de 2019 Por
Nueve artistas locales y una cordobesa expondrán en el Paseo Centro de Compras.
ARTES Muestra

Llegó el verano y junto con el regocijo de los días soleados y las vacaciones se presenta una sorprendente propuesta cultural para disfrutar de un picnic visual en la sala de arte ubicada en El Paseo Centro de Compras.

La muestra colectiva integrada por nueve artistas oriundos de la ciudad o formados aquí, junto a Paula Yalú de Córdoba capital, se inaugurará el próximo jueves 31 de enero a las 20.30, en las salas 5 y 6 del centro comercial. El encargado de desplegar el mantel sobre la hierba y elegir las exquisitas producciones que se compartirán con el público es José Luis Dastugue y su productora Studio 11 11, quien en esta oportunidad imaginó un espacio organizado bajo el concepto de picnic: un grupo de personas se reúnen para compartir un momento de esparcimiento y diversión. La connotación principal es la de una comida a la que todos contribuyen con algo -donde están presentes el juego, la amistad y la conversación- para poder disfrutar de una experiencia artística ideal para este momento del año.

Los artistas locales que participan con sus obras son Eli Salit, Iván Vianello, Tomás Campos, Vicky Vera, Andrea Molina, Jimena Salomone, Paula Yalú, Claudia Raffos, Fiona Cesaretti y Noelia Borgui.

Colectivaland

El origen de esta muestra colectiva hay que buscarlo en la Trastienda Petricor, un pequeño espacio que ya viene funcionando desde el año pasado dentro de la sala de arte que tiene Studio 11 11 en El Paseo, donde conviven obras -en su mayoría, en pequeño formato y realizadas en variadas técnicas- de artistas emergentes y que, en conjunto, forman un universo cautivante de objetos e imágenes que sorprenden por su originalidad y buen gusto. "Petricor", vocablo que remite al perfume que desprende el suelo cuando cae la lluvia (el inconfundible olor a tierra mojada), se abre entonces a un territorio colectivo de mayores dimensiones para habilitar una nueva experiencia en torno a la libertad, el deseo y el goce visual.

Collage, dibujo, pintura, libro objeto, arte textil, ilustración digital, instalaciones, mosaiquismo, papel calado, integran el menú delicatessen con el que se encontrarán los espectadores. Una asociación libre de palabras podría guiar este fascinante recorrido que invita a perderse en el bosque por caminos desconocidos y que, a cada paso, se ramifica en múltiples senderos: "cachorritas", "sólo lo real", "apilado", "la esencia y la nada", "puntadas tóxicas", "hilando". Como migas de pan que se fueron dejando en el camino, la experiencia remite también a un viaje interior, tal como lo sugiere esa cabaña diminuta, suspendida en el aire -casi como un suspiro atrapado en una cajita de vidrio ('autorretrato' de Andrea Molina)- y que nos interroga de un modo particular sobre nuestra existencia y nuestros modos de estar en el mundo.

La excursión concluye con un bonus track: los espectadores podrán visitar la última producción del artista rioterecerense Felipe Pez (collage textil) invitado especialmente para mostrar sus trabajos en la trastienda.

Boletín de noticias