Nicolás Suescun, el desafío de escalar

Deportes 12 de enero de 2019 Por
El riotercerense está 115º en el ránking mundial.
Nico Suescun

Aire serrano, calidez familiar, juntada de amigos y un alto en la exigencia física conforman el paisaje estival del riotercerense Nicolás Suescun.
Antes de emprender el retorno a Madrid, el deportista de 33 años, número 115° en el ránking del World Padel Tour (WPT) atendió a Al Toque, realizó un balance del año que acaba de culminar y planteó sus objetivos para 2019.
En el registro oficial del circuito mundial contempla 31 triunfos en 76 partidos y una efectividad del 40 por ciento. Desde su estadía en España, su mejor porcentaje, con 21 victorias en 43 presentaciones, fue en 2018.

Sin embargo, el balance del año fue negativo para el riotercerense.
"Había comenzado el año con un español pero no cumplió con su parte y me hizo perder varios torneos en el primer semestre de 2018. Jacobo Blanco tuvo buenos resultados, supo estar arriba, pero ahora no tiene tanto entusiasmo. Con él me perdí seis torneos. En el séptimo empecé a jugar con un francés, Jeremy Scatena. Jugamos dos Challengers, en los que entramos en cuadro, y un Master, que perdimos en la entrada previa", resumió.

“Con Scatena nos fue bien, pero tuvo una lesión en Lugo y perdimos los siguientes dos torneos. Esta pareja es como un matrimonio. Le consulté si podía jugar el torneo siguiente con otro compañero, me pidió que lo esperara y después no llegó. Me enojé y no volvimos a ser lo que éramos. Me pareció que no fue profesional de su parte", apuntó respecto a la relación con su compañero.

Jugó otros certámenes con el portugués Joao Vasco Pascoal y luego otros más con el francés, que se recuperaba de una lesión. "Le agarraba pánico en la pista. Se perdía, no sabía quién tenía que sacar en un partido. No lo aguanté más", mencionó en alusión a Scatena.
Desde allí confeccionó pareja con el portugués, con quien jugó buenos partidos pero el cansancio del año y un declive en el nivel lo llevó a quedar eliminado temprano en los siguientes torneos.

Objetivos para 2019

El 29 de enero, Suescun emprenderá el retorno a España, con el objetivo de dedicarse un poco más al deporte en sí este año.
"Es una lucha constante entre subir un poco el ránking y sacarse un poco de encima las clases. Pero si no das clases, no comés. Es contradictorio. La idea es que te patrocinen más", afirmó con la ilusión de poder dedicar más horas al entrenamiento.

Las primeras decisiones de cara a la temporada 2019 ya fueron tomadas. "Definí jugar con un compañero de Madrid, Diego Gil Batista, con el que podremos entrenar más tiempo juntos. Tiene mucho futuro. Me sigue, yo entreno mucho. Tengo claro que si los números uno entrenan tres horas diarias, yo tengo que entrenar entre seis y nueve. Me mato entrenando", señaló.
"En 2018 le ganamos a parejas importantes, vi el nivel y uno siempre quiere más", auguró.

La llegada a España
A fines de 2016, Suescun se instaló en Madrid con el objetivo de llegar a lo más alto posible en el pádel. Hasta los 18 años practicó tenis en la Argentina. Se graduó en Ciencias Económicas como contador público, etapa en la que comenzó a jugar pádel, antes de viajar para cumplir sus sueños.
Respecto a su arribo a España, en los inicios dio clases de tenis, hasta que el pádel comenzó a crecer.
"Va en auge. Se está abriendo a más países y cada vez hay más torneos, con más dinero que se reparte. Es un deporte en crecimiento. Yo invierto en nutrición, psicólogo y más entrenamientos. Los 50 primeros del cuadro ya ganan bien, entre sponsors y resultados que cosechan", indicó.
En la mayoría de los torneos, los jugadores que deben disputar la previa, antes del ingreso al cuadro principal, no tienen contemplado viaje ni estadía para la competencia.
"Me ayudó mucho tener familiares en España, aunque no quiero desestabilizarlos ni complicarlos. La idea es mantenerme y que, si se hunde un barco, sea el mío nomás", relató.
"Siempre tuve la idea de volver a Argentina, pero no sé cuándo. Lo primero es triunfar. Persigo los objetivos siendo realista mientras se pueda", concluyó.
Con nueve horas de entrenamiento diario y la mentalidad enfocada estrictamente en la competencia deportiva, Suescun procura ascender en el ránking. Un sueño sostenido con trabajo y mucho esfuerzo.

Boletín de noticias