"La honestidad es una de las armas fundamentales del artista"

Artes y Espectaculos 12 de enero de 2019 Por
Entrevista a César Andino, de Cabezones
ARTES Andino1

Por segundo año consecutivo, la reconocida agrupación Cabezones actuará en nuestra ciudad. Lo hará encabezando el Urbano Rock Fest, con los grupos Canibal Army, Smoke Sellers y el cantante RHA Cariola (202, ex Santos Inocentes) como invitados. Evento gratuito y solidario, organizado por Trípode Producciones, que se desarrollará el viernes 18 de enero en el escenario de calle Acuña 231. La entrada será un alimento no perecedero y la apertura está prevista a las 19.30 con la primera banda de la grilla.
Con respecto a César Andino, líder de Cabezones, hoy parece lejano el accidente que sufrió en el 2006, en el auto conducido por Gabriel Ruiz Díaz (Catupecu Machu). Choque que le costó, solo al principio, ocho operaciones en las piernas. Con mucho esfuerzo, el vocalista se repuso de la adversidad y rearmó su formación de toda la vida. Proyecto de rock alternativo con el que está presentado El naufragio del alma, último material publicado el año pasado. Disco sobre el que conversó en exclusiva con TRIBUNA en la siguiente entrevista.

-¿Qué recuerdos tenés del show de 2018 en Río Tercero, que fue bastante íntimo?
-En realidad fue tocar para amigos y lo que pregonamos es eso. Es nuestra manera de vivir y el hecho es que actuamos en un montón de lugares. Ya sea en Rock al Parque (Colombia) para 60000 personas y en lugares chiquititos. La idea es tocar, vivir de lo que nos gusta y pasarla bien. Después de veintipico de años de carrera siento que la emoción de tocar es incomparable ya sea en un lugar pequeño o grande. Lo que más disfruto es eso: estar tocando y cantando las canciones.

¿La banda sigue teniendo los mismos integrantes del año pasado?
-Sí, hace ya un tiempo que siguen siendo los mismos. Cuesta mucho el hecho de que cada uno haga o ponga su vida atrás de un proyecto común. Si te ponés a pensar es como hacer un paralelismo con un club de fútbol. En un campeonato tenés un equipo y al otro año ya lo cambiás y así siempre. Es muy difícil conseguir que se queden. O que los chicos se "adueñen" del proyecto. Como te decía somos una banda que tocamos mucho y con los viajes comienza la lejanía con la familia y otras circunstancias. Hace dos años que tenemos una banda estable y la verdad eso se nota cuando se escuchan los shows.

-El disco salió hace casi un año, ¿cómo lo ves hoy a la distancia?
-Tengo sentimientos encontrados con los discos que uno va haciendo. Hay algunas canciones que siento que están logradas y hay otras que me hubiese gustado darles una vuelta de rosca. Uno está constantemente en movimiento y hace que la música vaya cambiando y la mirada acerca de lo que uno compuso cuando pasa el tiempo también. En el último disco tenemos una canción que se llama El viaje del alma que la cantó Pedro Aznar. Para mí está completísima por la presencia de Pedro. En ese momento pusimos la vara muy alta para hacer canciones. En realidad el disco me gusta mucho. Es moderno, rockero y a todos los fans les gustó así, es como continuar con una tradición de sonido, audio y letras. En síntesis no alejarnos de lo que nos gusta a nosotros.

-No es común que un músico te diga que podría haber mejorado algo de sus temas, por más que lo piense de esa manera .
-Creo que si sacamos el manto que cubre a las realizaciones artísticas y le pones honestidad a lo que haces, es más claro hasta para los fans. Más "verdadero" también y dúctil. A pesar de mis dificultades físicas el tiempo me fue enseñando cosas y me llevó a ser muy crítico con lo que hago. Me parece que la honestidad es una de las armas fundamentales del artista. Sin compararme creo que a Cerati el primer disco de Soda no le debe haber gustado como los últimos. Al tener más herramientas y conocimientos musicales uno va mejorando. Y a pesar de que pasó un año de "El naufragio del alma" me parece que podemos hacer cosas mejores. Estamos en la búsqueda continua todo el tiempo.

-En cada disco de la banda hay versiones de temas ajenos que son muy representativos para Cabezones. En este caso la elección fue con Ya no hay forma de pedir perdón (Elton John), que en nuestro país la hizo conocida Pedro Aznar. Músico que por otra parte participa en una canción del material.

-A mí lo que me gusta cuando hago un disco es darme gustos con canciones que me apasionan. Nos identifica el hecho de agarrar temas que quizás no son de rock y volverlos a nuestro estilo. Cuando le pasamos las canciones a Pedro era bastante ilógico mandarle el tema de Elton John porque él hace una versión tremenda. La idea es que participara en una canción nuestra. Le mandamos tres o cuatro y eligió una que la llevó a otro lugar. La verdad es que cuando te juntás con un músico de ese nivel te das cuenta si estás más cerca o lejos o si la canción está buena. Más que nada son gustos personales, de ponerme a la par de artistas que admiré toda mi vida.

-El video de la versión del tema de Elton John es bastante impactante.
-Creo que con el video empatamos un poco la canción. Para mí la mejor versión del tema es la que hizo Pedro en el programa de televisión "Encuentro en el Estudio". Esa me parece la mejor porque fue una interpretación muy despojada, solo con piano y voz. Me parece excelsa. La que hicimos con Cabezones, con batería, bajo y guitarras no había llegado a la intensidad o al corazón como me había llegado esa interpretación de Pedro en la tele. Por eso te digo que a veces es difícil hacer versiones y que quedes feliz con el resultado. O con una canción propia. Para mí, el video con sus imágenes superó la música del tema en el disco nuestro.

-¿Cómo es tu relación con la provincia de Córdoba?
-Por mi salud y los problemas que tengo en las piernas para caminar, cada vez que entro a Córdoba es como un alivio inmenso porque no me duele el cuerpo. Y eso para una persona que tiene dolores diarios y frecuentes no te puedo explicar lo que significa. Muchos me dicen porqué no me voy a vivir allá pero tengo toda mi vida en Santa Fe y gracias a Dios pude comprarme mi casa. A Río Tercero hemos ido varias veces y está bueno sentirse querido y esperado. Esperado es la palabra. Siento que disfrutamos, no solamente nosotros sino el público. Lógicamente vivimos de esto pero busco quedarme feliz y en Córdoba siempre terminamos de esa manera.

Boletín de noticias