Gastón Mattarucco, bautismo de fuego

Deportes 05 de enero de 2019 Por
Primera gran experiencia. A bordo de un cuatriciclo Yamaha Raptor 700, el joven riotercerense de 31 años debutará en el Rally Dakar en los exigentes y calurosos caminos desérticos de Perú. Junto a Fernando Mussano, copiloto del automovilista Nicolás Fuchs, serán dos los representantes de la ciudad en la maratónica prueba.

"Sin prisa, pero sin pausa", el lema que marcó a fuego a Gastón Mattarucco en una competencia de trasmontaña, será su premisa en su primera experiencia en el Rally Dakar.

El joven riotercerense de 31 años tendrá su bautismo de fuego en las dunas peruanas cuando, desde mañana y hasta el 17 de enero, se corra la tradicional competencia, una de las más exigentes del mundo y por undécima ocasión consecutiva en suelo sudamericano.
"Llegué el 30 de diciembre. Estuvimos poniendo a punto la suspensión, hicimos pruebas y ya dejamos al cuatriciclo en condiciones para la revisión técnica", apuntó con una enorme sonrisa desde Perú el piloto, ilusionado con la participación en esta aventura.

"Estoy un poco ansioso por afrontar estos desiertos que son muy altos. Hace muchos años que veníamos con este proyecto. Siempre en la disciplina que corremos nosotros es la meta más grande llegar a correr esta carrera. Tuvimos apoyo de mucha gente, equipo y sponsors para poder encarar el proyecto y por suerte pudimos venir a cumplirlo", agregó Mattarucco, resaltando el esfuerzo y el trabajo previo realizado hasta plantar bandera en Perú.

Su cuatriciclo, un Yamaha Raptor 700 armado especialmente para rally, pertenece al equipo de Juan Carlos "Chavo" Salvatierra, de Bolivia, uno de los motociclistas más importantes de Latinoamérica.
Respecto a las condiciones de calor extremo en el desierto peruano, Mattarucco identificó un antecedente similar: "Hemos corrido en una carrera de Cross Country Mundial, en Ruta 40, con mucha temperatura y distintas zonas de dunas. Acá en Perú hace calor, está muy fuerte el sol, pero por ahí no se aprecia porque el viento del mar, que está muy cerca, te simplifica un poco las cosas".

Como principal objetivo, el riotercerense pretende llegar. "Más que eso no podemos pedir. No estamos en condiciones de pelear por un podio. Con tomar experiencia y poder dar toda la vuelta, volvemos más que satisfechos", afirmó.

Respecto a la presencia en carrera de dos riotercerenses, por la participación de Fernando Mussano como navegante de Nicolás Fuchs, dijo: "Estoy en contacto con Fer. Él nos abrió la puerta de su taller. Estamos trabajando ahí con nuestro cuatri. La verdad que tenemos una muy buena amistad, es muy simple él, te transmite toda su experiencia y nos ayuda muchísimo".
Consultado por la ansiedad que suele vivirse a días de semejante desafío, expresó: "Tengo muchos años de experiencia, por suerte, y lo trabajo en la cabeza. A la noche me quita el sueño el hecho de pensar en que no me falte nada para el cuatri, que lo armé yo. La meta es superarme día a día”.

Como candidatos, en su categoría de cuatriciclos, Mattarucco reconoce que los nombres del cordobés de General Cabrera Nicolás Cavigliasso, del bolviano "Chavo" Salvatierra -que debutará sobre cuatro ruedas- y del francés Axel Durie se imponen, en los papeles, sobre el resto.

De todas maneras, aquel niño que empezó a correr a los 6 años, que transitó tantas categorías y carreras y desde mañana anotará en su historial el Dakar sabe que su objetivo es otro. "Sin prisa, pero sin pausa", mantener la calma, solucionar algún inconveniente que pueda aparecer en carrera y disfrutar el deporte con

Boletín de noticias