Fernando Mussano y un nuevo desafío continental

Deportes 29 de diciembre de 2018 Por
Rally Dakar 2019. El copiloto riotercerense participará de la tradicional carrera por tercer año consecutivo. El trajín inicia el domingo 6 de enero y culmina el 17 del mismo mes. Este año, la prueba sólo pasará por tierras peruanas.
DEPORTES Mussano

En el cierre de un año de intensa actividad automovilística, Fernando Mussano, lejos de balances y descanso, ya se embarca en un exigente desafío sudamericano en Perú.
El navegante riotercerense, compañero de Nicolás Fuchs, ya se encuentra en ese país para participar, del 6 al 17 de enero, de su tercer Rally Dakar consecutivo.
Hasta el momento, conquistaron un histórico décimo puesto en el debut en 2017 y llegaron a estar séptimos en 2018, cuando la rotura del motor los marginó de la carrera.

"Gracias a Dios se dio un buen año, con un campeonato sudamericano y uno paraguayo nuevamente. En el Rally de Argentina, se dio el accidente que hacía mucho que no tenía y me dejó complicado varios días, pero el grupo de médicos y de profesionales de Río Tercero hizo un trabajo bárbaro y en 20 días estaba listo para volver a subir al auto", manifestó, respecto a lo más trascendente vivido en el año que termina.

Para la nueva edición del Dakar, Mussano remarcó que el objetivo será tratar de estar entre los diez primeros de la general. "Si podemos ir más para adelante, sería mejor", se ilusionó.

En esta oportunidad, el 70 por ciento de los caminos serán arenosos. "La arena complica al binomio para ir para adelante. El año pasado fue donde mejor nos fue. Esperemos que este año sea igual y podamos avanzar sin problemas y sin parar, que es fundamental", precisó sobre el recorrido, que será de 5000 kilómetros en total, de los cuales, 3000 serán cronometrados (ver imagen).

Al acompañar a Fuchs, gran emblema del automovilismo actual peruano, Mussano se sentirá una vez más local, principalmente en este 2019 que la competencia sólo transitará caminos de ese país.
"Creo que la parte mental influye muchísimo ante alguna circunstancia complicada porque el desierto es muy extremo en cuanto al calor y el cansancio. Lo bueno es que nos conocemos hace de 2008 con Nico, somos muy amigos y nos apoyamos uno al otro en momentos críticos", apuntó.

El binomio se subirá a una camioneta Ford Ranger europea. Fuchs ya la probó el último sábado y hoy, ambos estarán sobre el vehículo con un test mucho más profundo. El 3 de enero será la verificación técnica.

"Estamos todos en la categoría más grande. El equipo Mini tendrá tres pilotos oficiales y Toyota, otros cinco. Estar entre los diez es como ganar la carrera. Los dos años pasados éramos el primer equipo privado que venía en camino. El apoyo económico en una carrera como ésta es muy importante. Pelear contra estos monstruos, con presupuestos que no tienen fin, es muy difícil", evaluó Mussano.

Según el sitio oficial del Dakar, Perú invertirá seis millones de dólares en la organización de este año. Sobre las bajas de Argentina, Bolivia, Chile y Paraguay, que supieron albergar otras carreras, el copiloto riotercerense indicó: "Creo que todo es problema económico por las grandes crisis que se están viviendo y creo que hay prioridades mucho más grandes que estas competencias, que si bien dejan recaudaciones buenas para el país, son costosas por el sistema de seguridad en cada ciudad y el operativo, más allá del pago a los franceses. Cuando el país se acomode un poco, seguro tendrá chances de volver el Dakar".

Luego de este desafío, la agenda de Mussano lo llevará a participar del Campeonato Mundial con un joven piloto paraguayo. El certamen arrancará en Suecia en febrero, pero viajará a fines de enero para realizar los primeros entrenamientos. También formará parte del Campeonato Sudamericano con Gustavo Saba, con quien se consagró seis veces campeón, además de pelear un año más el Campeonato Paraguayo de Rally.

En la semana, Mussano estuvo en Río Tercero de descanso y viajó el miércoles a Córdoba, donde consiguió vuelo a Lima para el jueves. Seguramente, en el brindis navideño junto a su familia habrá levantado la copa para tener otro gran año.
Perú, la primera parada, lo recibe como todo

Boletín de noticias