La hora de una nueva generación de políticos

Locales 08 de diciembre de 2018 Por
Nicolás Cappellini se lanzaría dentro del PJ. "Se vienen los sub 40", dijo
LOCALES-CAPPELLINI

Llegó la hora de una nueva generación de políticos y dirigentes, desliza Nicolás Martín Cappellini, el joven abogado y escribano de 32 años, que surgió de la acción y del trabajo vecinalista. Cappellini, que con éxito lleva adelante la conducción de la Asociación Vecinal Unida por Río Tercero (AVURT), está a un paso de lanzarse de lleno a la política. Lo haría desde el peronismo de Río Tercero y como precandidato a intendente. Tanto es así, que ya se prueba el traje para competir en las PASO.


En ese marco, no duda en afirmar que la nueva camada de dirigentes y sobre quienes reposaría el futuro de la ciudad se cuentan con los dedos de la mano y los menciona: "El recambio generacional debe estar encabezado por Marcos Ferrer (UCR), Nicolás Rodríguez, Alejandro Schwander y mi persona", dice.


De ese modo, deja atrás a muchos dirigentes que "están de regreso", algunos de los cuales siguen intentando conseguir un lugar a pesar de haber sido ya rechazados en las urnas.


-Más allá de su trabajo institucional de estos últimos años ¿va a incursionar en política en el 2019?
-Tengo varias propuestas de distintos sectores para participar el año que viene en las elecciones o participar políticamente. Por mi formación más allá de que soy abogado, tengo una diplomatura en gestión municipal y en administración pública. Incluso ya estoy asesorando a algunos concejales y referentes locales, como así también algunos municipios en lo que se refiere a el armado de políticas públicas. En todos estos años he podido participar en distintos espacios y me he dado cuenta de que es necesario participar en política para poder ver realmente los cambios.


-¿Eso lo motivaría entonces a presentarte como precandidato a intendente el próximo año?
-En realidad es algo que estoy analizando a partir de las propuestas que recibí. Desde chico me gustó participar en política y sería un sueño también ser intendente en un fututo de esta ciudad.


-¿Lo haría dentro del justicialismo o conformando algún tipo de frente o coalición?
-Tengo mucha relación con el justicialismo, con todos los sectores que lo conforman. Todos mis amigos son peronistas. Incluso la base mía también es el vecinalismo porque siempre trabajé en los barrios con las comisiones vecinales.


-Más allá de la motivación para participar, ¿con qué ideas lo haría, cuál es su objetivo de gestión, de ciudad?
-Siempre me interesó la parte de los barrios, poder mejorarlos. A veces uno que está en contacto directo con la gente se da cuenta que reclaman y mucho. En cada barrio las necesidades son distintas y la idea es trabajar siempre desde los sectores más periféricos, porque son los que más necesitan y es con ellos que ac- tualmente estamos trabajando desde la asociación, hacia el centro. La idea es trabajar en conjunto con las comisiones vecinales; qué mejor para conocer las necesidades de cada barrio que sus mismos vecinos.


-¿Atendiendo qué tipo de temáticas?
-En primer lugar las cuestiones de infraestructura, mantenimiento de las calles y espacio verdes, que eran los reclamos que me hacían a mí cuando era presidente de barrio Cabero. Hace unos días se estuvo tratando el tema del Presupuesto Participativo, del cual estuve participando y propuse que se aumentara para que los vecinos se incentiven.


-¿Qué piensa de la oposición en Río Tercero?
-Lo que yo siento y lo que sienten en los distintos barrios es que en Río Tercero no existe oposición. Nos pasó con la asociación que los vecinos creían que nosotros habíamos conformado ese espacio para ser oposición, pero en realidad lo creamos para poder trabajar en conjunto con todas las instituciones. Incluso desde el mismo Partido Justicialista consideran que no ha habido una oposición fuerte en todos estos años de gobierno.


-Desde el punto de vista electoral el que ha generado mayor visibilidad es el Frente Todos. ¿Qué le objeta?
-Han estado presentes en algunos temas y en otros no. Nosotros hemos tomado temas como caballos de batalla y hemos defendido algunos derechos, no en contra del Gobierno municipal pero sí a favor de la ciudad. Quizás todas las partes opositoras no se han sumado a trabajar en conjunto, entonces a eso la gente por ahí lo ve mal. Lo que estoy viendo en otras ciudades es que se viene un cambio generacional, se vienen eligiendo intendentes sub 40 en muchos lugares y en municipios de la región hay intendentes jóvenes que están haciendo muy buena política y muy buena gestión. Todo el mundo considera que es necesario hacer un recambio generacional y vienen las nuevas políticas y las nuevas generaciones. Considero que en Río Tercero tiene que haber un recambio generacional que es lo que la gente pide en los barrios, que se sume gente nueva y que los jóvenes se animen a participar y que el próximo intendente sea alguien joven, con nuevas ideas y proyectos.


-En los últimos escenarios electorales se ha producido una polarización entre el candidato radical que triunfó y Juan Pablo Peirone. ¿Qué imagen tiene de él?
-No entra dentro del recambio generacional. Para mí tiene que ser gente joven y el comentario que nos hacen en los distintos barrios es que a Juan Pablo Peirone lo ven muy pegado a Macri y Macri está teniendo, no sólo en Río Tercero, una imagen muy negativa. Lo que se sabe a través de Tribunales, no sólo de Juan Pablo sino de otros políticos, es que tienen algunas causas judiciales y eso ya lo tendrán que aclarar ante la Justicia. Esto no pasa con los más jóvenes que vienen haciendo un trabajo más limpio por así decirlo.


-Lo que plantea es que algunas figuras tienen ya el ciclo cumplido.
-Exacto, para mí tiene que haber un recambio generacional, tiene que ingresar gente nueva, gente con antecedentes limpios. Y quienes ya están en política tienen que acompañar y aconsejar a quienes están empezando, es más pueden asesorarlos pero desde afuera, sí o sí tienen que ser figuras nuevas.Yo creo que la idea máxima de todos es la juventud que sí o sí se haga el recambio.


Cappellini no solo le achaca a esos dirigentes la insistencia cuando han ingresado en un fin de ciclo, sino el hecho de ejercer la política en forma intermitente y solo aparecer cada cuatro años, para el proceso electoral.