"Yo estuve ahí... Testimonios sobre el rock de Córdoba"

Artes y Espectaculos 10 de noviembre de 2018 Por
En “Yo estuve ahí… Testimonios del rock en córdoba”, Carlos Rolando, Martín Carrizo, Raúl Dirty Ortiz, Humberto Sosa, Rodrigo Artal, Martín Brizio, Pablo Ramos, Soledad Toledo y Elisa Robledo, cuentan lo que vivieron y sintieron como periodistas en diferentes momentos de su vida vinculada al rock. A esto hay que sumarle, entrevistas y narraciones en primera persona de gente que hizo y trabajó por este género en Córdoba.
ARTES Libro

Sobre la historia del rock cordobés hay varios libros editados,
incluso más de lo que uno pudiera pensar a priori. Pero la
gran novedad de esta temporada
es el lanzamiento de "Yo estuve
ahí… Testimonios sobre el Rock en Córdoba". Primer material de cultura rock
publicado por el sello de la Universidad
Nacional de Córdoba. El compilador fue
el periodista Carlos Rolando, que hizo
de gran DT y reunió una constelación de
colegas en torno a este material. Rolando concretó esta iniciativa a través de
una convocatoria abierta de la editorial
de la UNC. Propuesta que fue aceptada
y hoy es una realidad en las librerías de
todo el país. Entre el seleccionado de
cronistas se encuentran Martín Carrizo,
Dirty Ortiz, Humberto Sosa, Rodrigo
Artal, Pablo Ramos, Martín Brizio, Elisa
Robledo y Soledad Toledo. En la mayoría de los casos con textos en primera
persona que abarcan, en cada caso, diferentes décadas del rock con tonada. A
esta sección se suman entrevistas realizadas por Carlos Rolando y una última
parte titulada Variaciones.


No te va a gustar
"A Litto Nebbia no le va a gustar este
libro" repite sin cesar Rolando durante la
promoción en medios de La Docta. Es
que el material reafirma la teoría de que
el rock nacional nació en Córdoba y que
La Balsa no fue el primer tema del gé-
nero. La tesis surgió con Martín Carrizo
en su documental Radio Roquen Roll
(2014), otro de los colaboradores del flamante volumen. Rolando además aclara
que la obra no es un trabajo antropoló-
gico ni un glosario de bandas. Son textos subjetivos con vivencias y rescates
emotivos que hilvanan ese disperso collage que es el rock mediterráneo. Hay
anécdotas imperdibles que nunca se habían contado en papel. Entre ellas como
un productor le pegó un par de trompadas a Charly García durante un Cosquín
Rock. O aquella otra de Aldo "Lagarto"
Guizzardi vendiendo choripanes a dos
manos en un Festival de la Falda Rock.
Por otra parte, el ejemplar posee un
prefacio firmado por José Emilio Ortega, codirector del sello de la UNC y la
edición estuvo a cargo de Soledad Toledo y Juan Manuel Conforte.


Presencia local
Si se revisan los datos del rock mediterráneo no se puede soslayar la presencia de Proceso a Ricutti. Banda formada
en Córdoba con integrantes de Río Tercero que fue una de las más populares a
fines de los ochenta. El músico local -y
periodista- que sale entrevistado en el
material es Martín "Tincho" Siboldi.
Guitarrista de los Ricutti que rememora
el éxito desmedido de "Yo fui relator de
salto en alto". Tema con letra de Dirty
Ortiz, uno de los decanos del periodismo
rockero que tiene su propia reseña en
este libro. Entre los archivos aparece
también una imagen de Paco Ferranti,
bajista y cantante de Proceso a Ricutti,
tocando en un Chateau Rock. Las excelentes fotografías corresponden a Fernando Boschetti, especialista que hace
décadas viene retratando el rock que
suena en La Docta.


Carlos Ávalos y Río Tercero
Otro de los entrevistados en el compilado es Carlos René Ávalos, integrante
de Los Bichos. Grupo que grabó, en
1969, el primer LP de rock cordobés a
través del sello Music Hall. Ávalos en la
actualidad es un músico callejero, que
trabaja haciendo temas propios y ajenos
en el centro de la capital provincial. Lo
que no menciona el libro es que el mú-
sico obtuvo su primera consagración en
Río Tercero. Dato signicativo para nuestra ciudad que sucedió en 1965. En esa
fecha Ávalos no tenía más de quince
años y formaba parte de Los Relámpagos. Con este conjunto ganó un concurso
de rock en el Club Sportivo 9 de julio.
Certamen que lograron por su calidad y
por haber interpretado un tango instrumental que levantó a los presentes. Tema
que fue improvisado en el escenario y no
tenía ningún ensayo previo. La banda
luego se disolvió y Carlos Ávalos continuó con Los Bichos tocando el bajo.
Banda que ahora está viviendo una especie de resurrección con su único LP editado en compacto.