Las reformas laboral e impositiva, entre las claves económicas, según Rattazzi

Locales 27 de octubre de 2018 Por
El empresario, presidente de Fiat Argentina, defendió el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, pero señaló que el país debe avanzar hacia un cambio sustancial de paradigmas.
LOCALES-RATAZZI

Hay que seguir bajando el gasto, pagar las tarifas, continuar disociando la fluctuación del precio del dólar con la inflación y seguir con las reformas.Vamos por el camino correcto", dice Cristiano Rattazzi, entre otras tantas definiciones cerca de la política económica argentina.


El presidente de Fiat Argentina fue el invitado central de un nuevo encuentro del Ciclo de Coyuntura de la Bolsa de Comercio de Córdoba, que se desarrolló el miércoles en el auditorio de la institución y del que participó TRIBUNA.


En el almuerzo, que congregó a decenas de empresarios de la provincia y cuyo anfitrión fue el presidente de la Bolsa Manuel Tagle, Rattazzi lanzó un claro respaldo a la política económica del Gobierno nacional, pero enfatizó que el país debe encaminarse hacia el cumplimiento de ciertas metas de crecimiento, apuntando a una amplia reforma laboral e impositiva, eliminación de impuestos distorsivos, baja de las tasas de interés y de la inflación, y creación de las condiciones necesarias de competitividad, exportación, innovación y apertura al mundo. Esa es la fórmula inapelable -a criterio de Rattazzi- para bajar la pobreza, creando como herramienta empleos de calidad. Y de ese modo lograr salir de 85 años de decadencia económica y social, y no volver a la "payasada" de los últimos 12 años, dijo.


"Lo importante es que la inflación está dando señales hacia la baja, para los meses de noviembre y diciembre", destaca Rattazzi.


-¿El dólar a 37 pesos es bajo para la competitividad argentina?
-Estaría más cómodo con un dólar a 39 o 40 (pesos). Así la industria argentina se prepararía a exportar mucho más y crear trabajos de calidad, que necesita el país para bajar el 30% de pobreza, que solo lo puede hacer la industria privada. Hay que exportar mucho más.


-¿Cuánto tiempo más aguantará la Argentina una tasa de referencia del 75%?
-No me gusta nada, pero Argentina ha aguantado cualquier cosa. Mire la barbaridad que hicieron en 2002 cuando voltearon a (Fernando) De la Rúa.


-¿Puede bajar la inflación?
-Sí. Los números indican que está bajando fuertemente.


-¿Qué posición asume la industria?
-No hemos trasladado a los precios la devaluación.


-¿Le cree a Nicolás Dujovne (ministro de Hacienda) y al presidente del Banco Central Gui- do Sandleris?
-Son muy buenos profesionales. Es gente muy seria que trata de hacer las cosas bien. Además hoy tenemos un auditor extraordinario que es el Fondo Monetario Internacional. Es el mejor auditor en una Argentina que no sabe curarse de tanto errores; de 85 años de horrores. Creo que esta vez la pegamos y la inflación baja fuertemente. Vamos hacia los objetivos. Es obvio que dentro de un año debemos fijarnos como meta que bajen las retenciones (al campo), que han aparecido y que son una lacra para el país. Es una emergencia, debe estar claro.


-¿Cuánto tiempo más debemos depender casi exclusivamente de Brasil para las ex- portaciones?
-Espero que el menor tiempo posible. Lo hemos intentado con el Mercosur y lo hemos empeorado. Hasta 2009 habíamos exportado 110 mil autos a México. Hoy nos encerramos y vivimos una situación de falta de competitividad. Para salir de esta dependencia es muy importante el acuerdo con Europa: es una panacea.


-¿Por qué cree que la reforma laboral no avanza?
-En este momento lo principal es el presupuesto (nacional); pero después tiene que avanzar. No sé si será antes de las elecciones, pero puede que sí. Todos tienen bien en claro que hay que hacerlo.


-¿Qué tan urgente es la reforma laboral?
-Es urgente y necesaria. El oficialismo debe volver a hablar con la oposición y hacerla. La Argentina la necesita para bajar el 30% de pobreza y que haya trabajos de calidad.

Promesa incumplida
-Los impuestos distorsivos, que habían prometido eliminar, no solo que los dejan sino que los aumentan, como el caso del Impuesto a los Bienes Personales.


-Los más distorsivos son: Ingresos Brutos, el impuesto a los sellos, al cheque y retenciones. Van a desaparecer. Y respecto de los Bienes Personales, no se cumple con una promesa que se había hecho, por ejemplo en el blanqueo. Es un error, porque las promesas hay que cumplirlas. Hay que mantener la baja. Son tremendamente distorsivos para la industria y el comercio, especialmente.


-¿Cómo espera terminar el año en función de la situación del país?
-En mi industria bien. Estamos hablando de casi 800 mil autos. No es el millón al cual aspirábamos ni los 960 mil del año pasado, pero sigue siendo un año bueno.

Para Rattazzi, las pymes deben avanzar en la
exportación e innovar en sus productos


-¿Cómo observa el escenario político de la Argentina?
-Algunos economistas dicen que para arreglar estos 85 años de desastre, se necesita alguien que llegue al final del mandato con bajo apoyo, pero que haya hecho las reformas necesarias. Hay mucha gente que se está separando del 30% que representa la vieja política y va hacia algo mejor. Creo que la propuesta electoral del oficialismo va a ser muy interesante y muy importante. Si llega a ganar otro, espero que entienda la reforma que se está realizando; que entienda hacia dónde debe ir el país para que sea normal y serio. No mirando a Venezuela y otro malos ejemplos.


-¿El proceso de reforma se consolida en 2019?
-Sí, porque (en el gobierno) están decididos.


-¿Es optimista respecto de la política económica?
-Se empieza a entender. Ahora entra a funcionar Vaca Muerta y el campo. La pregunta es qué modelo económico queremos. ¿La payasada de los últimos 12 años? ¿Ese fue un modelo económico? El único posible es al que estamos yendo: abrir el país, abrir el mercado, ser competitivos.


-Si pudiera volver el tiempo atrás, ¿invertiría en Argentina?
-Sí, porque nací en Argentina. Y voy para los 50 años dentro de Fiat. Tenemos un país muy rico y esa riqueza debe ser aplicada a mejorarlo. Como lo hizo Estados Unidos, que es un país muy rico pero mantuvo el apego al trabajo.


-¿Qué herramientas son necesarias para ayudar a las pymes?
-La reforma impositiva y la reforma laboral son fundamentales. Hay que hacer una reforma laboral para que cuando llegue el momento de tomar o sacar gente sea mucho más normal y menos costoso. El objetivo que debemos imponernos es bajar el 30% de pobreza. Hay que dar trabajo de calidad. Las pymes y las empresas grandes podemos crear empleos. Pero esta inelasticidad en el sector del trabajo, para pymes es un desastre.

Las pymes tienen que aprender a exportar, entrar en el mundo, ser competitivas, fabricar o proveer cosas que interesen y hacerlas mejores. Hay muchos que se sientan y dicen "yo tengo un producto y me lo tienen que comprar". El mundo no es así. Yo tengo un producto y debo convencer a la gente para que lo compre. Y si no lo hace tendré que reformarlo.


-¿Cómo ve el futuro del automóvil?
-El futuro, sin dudas es eléctrico.