Piden cambio de imputación para los policías juzgados por fatal incendio y las defensas, la absolución. El martes dictarán sentencia

Policiales 25 de octubre de 2018 Por
El fiscal de Cámara, Gustavo Martín, pidió el cambio de imputación para los policías que están siendo juzgados por un fatal incendio en el que murieron una madre y su hijo. Solicitó 10 y 11 años de cárcel.
DSC_0606

El fiscal de Cámara Gustavo Martín pidió el cambio de imputación para los dos policías que están siendo juzgados por el fatal incendio ocurrido en 2014 en Río Tercero, hecho en el cual murieron dos personas. El sargento Cristian Ahumada y el cabo Ezequiel Vidaurre, llegaron al proceso imputados  por doble homicidio calificado, un delito que prevé una pena de 35 años de cárcel. En su alegato, el fiscal solicitó que sean acusados de incendio agravado por los resultados, y pidió para Ahumada una pena de 11 años de prisión y de 10 años para Vidaurre, un cambio sustancial en cuanto a la gravedad de la acusación.

Desde las 10.30 de la mañana se desarrolla en los Tribunales de Río Tercero la audiencia en la que se exponen los alegatos de todas las partes, en el marco del juicio por el incendio en el que murieron Mirta Selva (53) y su hijo Alejandro Villalón (20).

Tras la exposición del fiscal Martín y a su turno, el asesor letrado Alfredo Brouwer de Koning, en representación de los familiares de las víctimas, solicitó en cambio mantener la imputación con la que llegaron a juicio ambos policías y pidió prisión perpetua.

Los abogados defensores de los imputados, quienes en estos momentos se encuentran exponiendo sus alegatos, adelantaron que pedirán la absolución de ambos.

Carlos Pajtman, defensor de Vidaurre, reclamó al Tribunal la absolución de su cliente, al señalar que no hay pruebas que lo incriminen. "Tu carrera se fue al carajo Eze", enfatizó el abogado. "Nadie pudo demostrar que estuviste en el lugar del hecho", añadió hacia el jurado. 

En la madrugada del incendio, el 3 de noviembre de 2014, Vidaurre se encontraba realizado tareas adicionales en la Fábrica Militar. 

Pajtman fue por más y sostuvo que en ninguna pericia quedó demostrado que el inicio del fuego haya provenido de una bomba molotov. "No hay solidez probatoria. Al igual que la familia Villalón, queremos la verdad", dijo el letrado. 

A su turno, el abogado defensor de Ahumada, Carlos Ríos, enfatizó acerca de la endeblez de las pruebas originadas por la investigación y puntualizó que las antenas del teléfono celular del imputado no lo ubican en el lugar del hecho, sino en su puesto de trabajo en el sector de comunicaciones de la Policía local, donde prestaba servicios. En ese sentido, desacreditó las pericias realizadas en torno a las celdas de los celulares. 

El juicio se desarrolla desde la semana pasada, con jurado popular y a sala llena durante todas las jornadas, con un fuerte operativo de seguridad.

Se estima que durante la jornada de hoy concluirán los alegatos de todas las partes y mañana o el próximo lunes podría conocerse la sentencia.

El Tribunal pasó a un cuarto intermedio para el martes a las 10.30, cuando dictará sentencia.