El vuelo de Goyo González

Artes y Espectaculos 06 de octubre de 2018 Por
Después de haber participado en distintas agrupaciones, el músico se anima a su primera experiencia como solista. Hace algunas semanas subió a la plataformas digitales "El vuelo de Limuxine", álbum que contiene once temas firmados por el cantautor oriundo de Embalse.
ARTES Goyo

Gregorio Andrés "Goyo" González (1963) es un músico nacido en Cipolletti, provincia de Río Negro, pero embalseño por adopción y elección. Si bien hace años que está radicado en Córdoba, todavía siente nostalgia por su pueblo de Calamuchita, cuando Embalse no era ciudad. En la capital cordobesa tuvo varias alineaciones rockeras siendo la más importante Villa Rosita. Conjunto nacido en 1988 en la cual tocaba la guitarra, cantaba y escribía letras con contenido social y político. Proyecto de rhythm and blues que se apagó a mediados de los noventa sin dejar ninguna grabación de carácter oficial. Aunque en la red se encuentran subidas varias canciones de aquella época con un aceptable sonido. En el currículo de la banda se cuenta el haber ganado el Pre Chateau Rock 1990, que les posibilitó acceder al recordado Festival cordobés.

Don Dardo
En 1999 sus inquietudes dieron paso a Don Dardo, reconocido power trío integrado por Kuki Soria (batería), Nicolás Sarquís (bajo) y González en guitarra y voz. Agrupación cultora del rock canyengue (tango & rock) sin dejar de lado estilos como el reggae, el candombe y el folclore. En poco más de una década Don Dardo publicó dos elogiadas producciones de manera independiente y autogestionada.

El primer disco se llamó "La flor de mi saco" (2003) y el segundo "Caminito de barro, caminito de fe" (2009). Este último grabado en el estudio Los Ángeles de Nono por Félix Valls y editado por la UMI (Unión de Músicos Independientes) en colaboración con el MuCC (Músicos Convocados de Córdoba). Finalmente la banda se disolvió, entre otras cosas, por problemas auditivos de González. Entre los logros de Don Dardo figura haber tocado en el Cosquín Rock 2005, primera edición realizada en la comuna de San Roque.

Proyecto solista
Hace pocas semanas Goyo González acaba de subir a las platafomas digitales su primer disco solista. El álbum se llama "El vuelo de Limuxine" y contiene once temas firmados por el cantautor oriundo de Embalse.

Colección de canciones que estuvieron seleccionadas entre veinte, todas compuestas en los últimos cinco años. El material fue grabado en la casa de González en Córdoba y se masterizó en Buenos Aires. Contó con la colaboración de Valentín González, hijo de Goyo que tuvo varias bandas en nuestro país y ahora está radicado en México. Valentín además realizó el arte de tapa, que posee una excelente fotografía tomada por Pablo Escribano Tizziani.


El que espere escuchar un rock visceral al estilo de Villa Rosita o Don Dardo probablemente se sorprenda. Las canciones son más íntimas y emocionales, con letras de alto contenido poético en algunos casos.

Repertorio
Entre las composiciones estrenadas los homenajes sobresalen en un disco profundo que vale la pena escuchar de punta a punta. La apertura es con "Ruly Castelar", dedicada al poeta, actor y rockero Ruly Reyna, fallecido en 2003. Amigo de Goyo, quien era cartero de profesión y frecuentaba el famoso bar Castelar con su infaltable libretita de notas. Reducto bohemio de avenida Vélez Sarsfield de Córdoba, en pleno centro de La Docta. Otro tributo se encuentra en "Buena Madera", sentida canción para Titi Rivarola (Torax), otro referente del rock mediterráneo que ya no está. También figura "Nubes", en memoria del padre de González. Y si de homenajes se habla se encuentra el título "Dos hermanos", inspirado en los hermanos Cufré. Hijos de Vicenta y propietarios de uno de los puestos más conocidos en el ascenso al cerro Champaquí, el más alto de nuestra provincia.

Buena madera
Por el momento, el músico no tiene pensado, al menos en lo que resta del año, presentar el material de manera oficial. El presente lo encuentra promocionando El vuelo de Limuxine mientras prepara el show formal para 2019. Mientras tanto, González sigue con su profesión de lutier, que ya lleva varias décadas. En este trabajo es uno de los artesanos y ebanistas más reconocidos de Córdoba, reparando y construyendo instrumentos de cuerda. Además ha incursionado con la fabricación de cajones peruanos y guitarras personalizadas.

Cabe recordar además que el artista forma parte de una familia de músicos. Entre algunos nombres se puede mencionar a sus sobrinos Ari Branca, Juani Quiroga y Cristóbal Sterpone. Este último, multiinstrumentista embalseño que tocó la batería en dos nombres locales: El Viajante e Hipnótica. Con ambas agrupaciones se dio el gusto de actuar en el Cosquín Rock, el festival más importante del interior del país.


En la actualidad, Goyo González toca acompañado por Lucas Lobell en batería y Leandro Lafi en bajo, reafirmando su predilección por el formato trío. Solo basta esperar una actuación por la zona para apreciar estas bellas composiciones, ahora en el rock canción pero con la intensidad de siempre.