La última entrevista de De la Sota con TRIBUNA

Locales 15 de septiembre de 2018 Por
El exgobernador José Manuel de la Sota concedió su última entrevista a TRIBUNA en julio del año pasado, junto al entonces candidato a diputado nacional y vicegoberndor Martín Llaryora.  Fue en la ciudad de Córdoba en la sede de su fundación, en las semanas previas a las elecciones legislativas del 22 de octubre. Mantenía una dura posición en contra del Gobierno nacional. 
Ver galería TAPA-LLARYORA-DE LA SOTA
1 / 2 - De la Sota el año pasado junto al entonces vicegobernador y candidato a diputado Llaryora

El exgobernador José Manuel de la Sota concedió su última entrevista a TRIBUNA en julio del año pasado, junto al entonces candidato a diputado nacional y vicegobernador Martín Llaryora. 

Fue en la ciudad de Córdoba en la sede de su fundación, en las semanas previas a las elecciones legislativas del 22 de octubre. 

Junto con Llaryora, De la Sota mantuvo una dura posición contra las políticas del Gobierno nacional, encabezado por el presidente Mauricio Macri. Allí planteaba su preocupación por la situación de la economía y el contexto social. 

La inflación "debería ser el tema de la campaña electoral. Hoy la campaña es una pelea entre los partidarios del ajuste y los vinculados a la corrupción. Estamos siempre mirando hacia atrás. Pero no le estamos diciendo a la gente esto que usted me pregunta. Cómo resolvemos los grandes problemas que hay que enfrentar cotidianamente. De qué manera la Argentina rebaja impuestos para dinamizar la economía, rebaja las tasas para que las pymes tengan créditos. De qué manera la Argentina reforma el régimen laboral pyme para que haya más oferta en blanco y terminemos con el empleo en negro. Estos son los temas que deberíamos estar discutiendo en la campaña y es esa la vocación de los candidatos de Unión por Córdoba. Por eso Martín plantea su preocupación por la economía, la situación social de las familias y la asfixia que están soportando porque ven que el salario no les alcanza. Nosotros queremos ir a plantear reformas profundas", opinó en ese momento de la política nacional. 

-¿La herencia dejó de ser una excusa?
-Macri recibió un país en condiciones muy graves. Pero también es cierto que desde la salida de (Alfonso) Prat Gay (exministro de Hacienda) no vienen pegando ninguna receta para resolver el problema que heredaron. Cuando uno no tiene ideas, no puede pasarse la vida echándole la culpa al que estaba antes. La primera vez que yo fui gobernador de Córdoba cuando asumí me encontré con problemas muy graves, pero no me pasé la vida echándole la culpa a los radicales. Rebajé el 30% los impuestos, los salarios de los funcionarios públicos, eliminé el presentismo docente y trabajé mirando para adelante, que es lo que hace un gobierno cuando tiene un plan. El presidente Macri tiene un equipo con muchas falencias y carece de un plan. Van resolviendo la coyuntura. (Néstor) Kirchner hacía lo mismo: tenía un cuadernito en el que iba anotando los ingresos y la salida. Es bueno para manejar un negocio de pueblo, pero no para manejar un país.

-¿Está enojado con el Presidente?
-No, nunca le faltaría el respeto al Presidente de la Nación. He visto que algún medio dijo que yo lo he tratado de caradura. Es falso. Jamás utilizaría una palabra como esa con el Presidente. No solo porque tengo una relación cordial en lo personal, sino porque yo he respetado siempre la investidura presidencial. Lo que yo he dicho es que son caraduras aquellos pícaros que ponen carteles publicitando que las obras las hacen ellos cuando no es así. Pero he dicho también que seguramente el Presidente no está al tanto de esto. Tengo ideas distintas al Presidente, pero lo respeto y él lo sabe.

-¿Es posible avanzar en una reforma tributaria e impositiva para bajar la presión a las pymes?
-Y hay que tratar de meter a la Argentina en el mundo. ¿Por qué el país paga el combustible casi cuatro veces más caro que en Estados Unidos? ¿Por qué la Argentina paga comisiones bancarias por las tarjetas de crédito que son tres veces lo que pagan los ciudadanos de Europa? Estas son las cosas que se deben rever. Hay algunos acá que tienen ambición de ganancias desmedidas. Quieren pasar de la pobreza a la riqueza en horas y no es así. No puede estar todo liberado al mercado.

-¿Hay dos costos, el de Córdoba y el de Argentina?
-Hay que cambiar una mentalidad. En la mayoría de los países del mundo, un empresario con una rentabilidad del 10 o 15%, hace "tumba carnera" de alegría. Y acá buscan el 30 o el 50%. Esto no existe. Estas son las cuestiones que hay que discutir.