El IPET Gral. Savio ya tiene polideportivo propio

Locales 15 de septiembre de 2018 Por
Su concreción demandó dos años y es ejemplo de lo que puede llegar a hacer una cooperadora escolar, golpeando puertas, transformando ideas en acciones y gestionando cada recurso que consigue.
LOCALES Poli

Para varios parecía un sueño imposible pero ya es una realidad y este lunes será oficialmente inaugurado el polideportivo del IPET 266 General Savio.


De esta manera, alrededor de mil alumnos ya no deberán trasladarse hacia diferentes puntos de la ciudad para practicar actividad física.


Replicando la popular denominación con que suelen referirse a su colegio, los propios alumnos bautizaron "Indu" a este espacio que ocupa casi una manzana en barrio El Libertador.


En Catamarca y Jujuy está ubicado el playón que ahora alberga tres canchas; una de básquet, que también fue marcada para practicar vóley y hockey, y otras dos de fútbol. También posee un salón cubierto para realizar actividades cuando el tiempo no acompañe, que incluye baños y vestuarios.


El alambrado perimetral fue lo primero que se levantó en este lugar que ahora también cuenta con torres de iluminación y una incipiente cortina forestal.

"A pulmón"
Aunque desde fines del año pasado, ya no ocupa ese puesto, Rubén Bertola fue presidente de la cooperadora escolar que resultó clave para solucionar, lo que consideraban, "una necesidad imperiosa".


Sin apoyo oficial, destaca que los propios padres, exalumnos, empresas y ciudadanos en general aportaron los fondos necesarios para generar este polideportivo que costó más de dos millones de pesos, según su estimación.


La forma más común de colaborar fue mediante la simbólica compra de parcelas de medio metro cuadrado.


Teniendo en cuenta la finalidad de esta obra, no faltó colaboración en la mano de obra, facilidades de pago, donaciones y materiales a costos inferiores que los de mercado, dio a entender Bertola.


Paralelamente, la organización de eventos, elaboración de comidas y diversas campañas, fueron completando los recursos que la cooperadora se encargó de administrar con este fin.


Aprovechando sus conocimientos técnicos, los alumnos también hicieron su aporte, por ejemplo, con la construcción de arcos y tableros de madera.

Gestión
El predio perteneciente a la comisión vecinal del barrio, le fue cedido al colegio en comodato por diez años y de acuerdo al contrato, quedaba ampliado automáticamente a otra década, en cuanto se construyera algo sobre el mismo.


También fue parte del convenio, saldar una deuda impositiva de este terreno que hasta entonces era un baldío, aunque aseguran que no se trató de montos importantes.


Desde la cooperadora valoraron el apoyo recibido por la presidenta del Concejo Deliberante, María Luisa Luconi, para que se concretara la cesión del predio.


Su cercana ubicación al establecimiento educativo fue otro aspecto muy valorado, "aunque lo hubiéramos aceptado en cualquier punto de la ciudad", asegura Bertola.


Si bien ahora pertenece al colegio, está latente la intención de cederlo a instituciones que lo necesiten, como una manera de devolver el apoyo recibido por diferentes sectores de la ciudad para construirlo.


Dotar de casi 30 aires acondicionado frío-calor, la construcción de laboratorios y baños, fueron otros de los "legados" dejados por esta cooperadora que resulta fundamental para sostener una escuela pública en la que no se cobra cuota a sus alumnos. Incluso afirman que algunos padres quisieron seguir integrándola, -aún con sus hijos ya egresados-, hasta ver cristalizado este proyecto del polideportivo.


"Cuando se tiene objetivos claros, no hay que bajar los brazos porque se puede; ese es el principal ejemplo que quisimos dejarle a los chicos", expresó Bertola.