El básquetbol de Central Argentino apuesta al crecimiento

Deportes 04 de agosto de 2018 Por
Con dos conocidos DT trabaja el básquetbol de la histórica institución de barrio Escuela de esta ciudad.
DEPORTES contratapa deportes

Me crié en Córdoba en un club de barrio, donde todo se hacía a pulmón. Cuando me llamaron los dirigentes de Central (Argentino) encontré un club como el de mi barrio, con muchos padres que ayudan, donde las camisetas se consiguen haciendo locro o lo que se pueda, y eso me llamó mucho más que otra cosa. Vuelvo a mi infancia, me siento mucho más cómodo en un club de barrio, y por eso los sentimientos me llevaron a decirle que sí a Central". Así lo expresó Alejandro Usandivaras, uno de los dos directores técnicos que tiene el básquetbol del histórico Club Sportivo Central Argentino de esta ciudad.


El joven entrenador, que trabajó en las divisiones formativas de Sportivo 9 de Julio de esta ciudad, y actualmente lo hace en forma paralela en la Escuelita de Básquetbol del Polideportivo Municipal "Marciano Melo", tiene a su cargo en Central Argetino a las categorías más chicas: Escuelita, Premini, Mini y U13.


"Hay chicos desde cinco a 13 años, con la excepción que tengo uno de cuatro. Es el único que acepté con esa edad porque vienen sus otros dos hermanos", manifestó el DT, quien además agregó: "En los clubes de barrio se nos complica mucho armar las categorías porque la situación económica que estamos viviendo ayuda para que no se acerquen los padres, pero acá en Central tenemos las puertas abiertas para todos, para cualquier situación económica o personal. Nosotros por una cuota social no vamos a dejar a un chico afuera, no importa si el padre no tiene plata, lo que queremos es que el chico tranquilamente pueda hacer básquetbol".


-¿Con cuántos chicos se encuentra trabajando?
-En las cuatro categorías tengo 25 chicos, que no es mucho pero tampoco poco. Lo ideal sería contar con aproximadamente 40. Cuando vine a Central -en febrero del año pasado- solo tenía cinco chicos en todas categorías, y todo fue arrancar de cero. Hoy hay una base y estamos tratando de sumar lo más que se pueda. No significa que el chico sepa jugar al básquetbol. Acá llegaron tres de 11 años que en ningún momento habían tocado una pelota de básquetbol, y hoy ya la manejan muy bien. Eso significa que si uno tiene ganas de aprender lo va hacer lo más rápido que se pueda. En la U13 (preinfantiles) hay dos chicos y ese es el faltante que tengo. Por eso los pasamos a la U15 para que no se queden sin jugar.


-¿Por qué le gusta trabajar con los chicos?
- En un principio pensaba que no lo podía hacer por mi temperamento, porque el que me conoce sabe que a veces no era el bueno. Pero siempre estuve relacionado con los chicos en el sentido de que hice muchas cosas solidarias en los barrios de Río Tercero. No hace falta decir qué hice ni a quién ayudé, pero los chicos son como mi debilidad porque hemos pasado momentos duros y me gusta tratar de sacarles una sonrisa con algunas palabras o acción. Cuando empecé en el ´poli´ me sentí muy identificado porque los que van la mayoría son chicos de bajos recursos, y yo viví de una forma similar. Entonces es como volver todo atrás, logré equilibrarme emocionalmente y me empecé a preparar para tratar de dar lo mejor en el básquetbol y en lo humano.


-¿Hace mucho que se encuentra radicado en Río Tercero?
-Hace 13 años que estoy acá. Vine para jugar con "9" (en la Liga Cordobesa de Básquetbol), me trajeron Mario y Marcelo Milanesio. Me quedé y actualmente toda mi familia está en Río Tercero. Algo tengo que devolverle al básquetbol de todo lo que me dio, hasta mi familia. Tengo a mi hija e hijo que juegan, así que más no puedo pedir.


-¿Qué opinión tiene del básquetbol asociativo?
-Lo veo flojo en el sentido de competencia. No tenemos un buen nivel y eso lo sufrimos en los provinciales, especialmente con los U13 y U15: hay muchas diferencias con otras asociaciones. Estamos escasos de jugadores todos los clubes, salvo "9" que está muy bien armado, pero después el resto tenemos problemas de cantidad de chicos, y eso complica en presentar las categorías.