Tubos de GNC: muchas consultas, poca colocación

Locales 26 de marzo de 2018 Por
En uno de los tres lugares que visitó este medio, hay colocación de tubos de Gas Natural Comprimido (GNC). En los dos restantes talleres la actividad es prácticamente nula. TRIBUNA llevó a cabo el relevamiento para determinar si se había incrementado la instalación como consecuencia del aumento de las naftas.
tapa gnc

En Río Tercero la instalación de equipos de Gas Natural Comprimido (GNC) también crece como una alternativa válida para aquellos conductores de vehículos que quieren hacer frente a los aumentos que últimamente se registraron en las naftas: cuatro veces (dos este año) tras la liberación de los precios que se anunció en octubre de 2017.
Convertir un vehículo naftero a GNC tiene un costo importante. Los equipos de quinta generación son los más onerosos: más de 20 mil pesos, según el tamaño del tubo a colocar y de la electrónica a integrar al vehículo.
En esta ciudad, las naftas tienen un valor de 27,61 pesos (súper) y $30,99 (infinia), el gasoil $27.45 (infinia diesel) y $23,20 (ultra), y el metro cúbico de GNC $13,99. De acuerdo a un relevamiento que TRIBUNA llevó a cabo esta semana, en algunos talleres locales donde se colocan tubos de GNC, hubo un notable aumento de las consultas de presupuestos, aunque la instalación no se concreta últimamente en dos de los lugares donde estuvo este medio.


"A pesar de la diferencia bastante importante que hay en el precio del GNC con respecto a las naftas, es como que la gente en este momento no dispone de dinero para hacer la inversión, para colocar el tubo. Por lo tanto, en la realidad no se ve materializada esa gran diferencia. En este momento estamos trabajando el día a día y no hay programas de instalaciones a la vista", explicó Alberto "Tucho" Cabo, titular de Indus Fer, firma que en el rubro funciona desde 1988 en la ciudad.
Además, el mismo empresario agregó: "Hasta hace unas dos semanas se trabajó muy bien en la colocación de tubos, pero ahora está todo parado. La gente viene, se interioriza, pregunta precios, pero después se ve que le cuesta juntarse con el dinero para poder instalar el equipo. En este momento todo está muy quieto, y sinceramente el futuro no lo podemos imaginar".


Por otra parte, Cabo señaló: "Hasta antes de este gran parate se colocaban dos o tres equipos por semana, lo que permitía pagar todos los gastos y poder subsistir, pero apareció esta crisis y entramos en problemas. En la actualidad no alcanzamos a solventar los gastos. Estamos tratando de empezar a hacer otras cosas porque el tema de la instalación de tubos de GNC no está claro".
Desde el local de Indus Fer que está ubicado en calle Paula Albarracín, cerca del Parque Industrial, este cronista se trasladó a la firma Montequín, en Avenida General Savio 456, donde Marcelo Agostinelli, encargado del taller de colocación de tubo de GNC, manifestó: "Prácticamente lo nuestro es estable. Puede haber aumentado la colocación de tubos por el incremento de las naftas, pero no hemos notado un pico. Lo que si aumentó es que la gente viene a preguntar bastante", y además agregó: "Actualmente acá hubo más ventas de tubos de GNC, aunque antes de las fiestas aflojó; creo que eso pasó en la mayoría de los talleres, pero después todos los días armamos un auto. Tenemos trabajo, hay continuidad y mejoría".


En tanto, Oswaldo Lara, propietario del taller instalado en calle Caseros 238, señaló: "Se incrementa la colocación de tubos de GNC en las vacaciones, cuando la gente sale más a las rutas, pero en el mes de marzo particularmente baja porque hay muchos gastos para cubrir (por ejemplo, pagar las tarjetas de créditos utilizadas en las vacaciones o porque los chicos empiezan el colegio). Comparando con años anteriores -agregó- la venta está frenada, pero son picos. De acuerdo a los meses se vende mucho más, y otros menos, pero este 2018 está flojo".
Además, el mismo mecánico remarcó: "El aumento de la colocación de equipos de gas no influye mucho por el precio de las naftas, pero sí cuando la gente se da cuenta que el costo es mayor en los viajes. Acá vienen, piden precios, comparan muchos presupuestos y a partir de ahí determinan si es rentable o no colocar el equipo de gas. Haciéndolo hay un ahorro significativo del 70 por ciento. Al cliente le conviene porque en un año y con el kilometraje que le hace, lo paga solo. En un año es rentable el equipo de gas, se paga el costo".


-¿Cuánto cuesta colocar un tubo de GNC?
-(AC) Un equipo de quinta generación con un tuvo de 10 a 12 metros cúbicos, hay que hablar más o menos de 22 mil pesos, con electrónica italiana y todo como corresponde. Es de última generación y no hay otra cosa que sea superior. Después están los equipos tradicionales que arrancan de los 15 a 16 mil pesos hasta los 22.000, que es lo de última que se puede llegar a colocar en automóviles como por ejemplo Toyota Corola, Honda Cibic y Vento.


-(MA) El tubo para una camioneta tiene un valor aproximadado a los 30 mil pesos, que es uno de los más caros y con una capacidad de 20 metros cúbicos de gas. Casi todos son quinta generación, hay muy pocos de cuarta generación. Hay equipos de 1.000 pesos con tubos chicos.


-(OL) Un equipo arranca desde los 16 a 18 mil pesos, depende la capacidad del tubo para un equipo de cuarta generación porque de quinta generación es un poco más costoso: desde 20 a 22 mil pesos.
La gente hace números para definir si le conviene, pero según remarcan las estadísticas en un año, con el uso normal que es de un promedio de 20 mil kilómetros, se paga solo el equipo de gas.
Para saber si realmente conviene hacer la inversión, hay que evaluar en cuánto tiempo se amortiza un tubo de GNC. Eso depende del uso del vehículo, del tipo de auto y de la conducción, pero en términos generales el tiempo de amortización es óptimo.
Según los cálculos, para un auto que consume un litro de nafta súper cada 10 kilómetros y hace 22 mil kilómetros por año, el plazo de amortización es de ocho meses.