Caso Miqueas: reclaman más imputaciones y celeridad a la Justicia

Policiales 26 de marzo de 2018 Por
Los padres de Miqueas piden que la investigación se acelere y que se involucre a otros responsables.
JUDICIALES Ermoli
- Pedido. Diana Bigolín y Sergio Ermoli, padres de Miqueas, confían en la Justicia y quieren que todos los responsables de la muerte de su hijo estén involucrados en la causa

En siete días más se cumplirán dos años de una muerte absurda, que podría haberse evitado. La de Miqueas Ermoli, el chico de 20 años que falleció tras ser elevado por cables ante el paso de un ómnibus y de un camión. La causa judicial continúa abierta y según Diana Bigolín y Sergio Ermoli, padres del joven, avanza lentamente.
"Se van a cumplir dos años de la muerte de nuestro hijo y seguimos esperando", señalaron a TRIBUNA.
La mañana del 31 de marzo de 2016, alrededor de las 10.30, un ómnibus de larga distancia de la empresa Chevallier, de dos pisos, volteó y arrastró cables de Telecom en una esquina y, en la otra, un camión los tensó justo cuando Miqueas los pisó. Esa fuerza lo levantó y lo arrojó de manera brusca, a unos cinco metros, en la vereda contraria. A raíz del violento impacto sobre una reja, el joven murió casi en el acto.
Un par de vecinos también resultaron con lesiones leves. En otro extremo de la cuadra, los cables alcanzaron a una mujer y, más lejos, a otro joven. Todo ocurrió alrededor de la plaza ubicada en Troilo y Belisario Roldán, a metros de la Terminal de Ómnibus.
La causa que investiga el fiscal Alejandro Carballo tiene dos imputados por el delito de homicidio culposo agravado y lesiones culposas agravadas: el chofer del ómnibus, Cristian Biondi, y el responsable de mantenimiento de Telecom, Manuel Irusta.
Diana y Sergio se constituyeron como querellantes en la causa y están al tanto de todos los pasos que se dieron. "Sabemos que el año pasado el fiscal ordenó nuevas pericias y que convocó a un perito federal, pero después de eso nada más sabemos", reclamó el padre de Miqueas.

Otros responsables
Además de reclamar celeridad al fiscal que investiga la causa, el matrimonio Ermoli también planteó algunas objeciones respecto a las imputaciones: "Creemos que no están imputados todos los responsables; el chofer del camión también debería estar involucrado en la causa y desde el Municipio alguien debe ser responsable de lo que ocurrió porque la Municipalidad es dueña del espacio aéreo y no ha controlado la altura de esos cables", planteó Sergio.


Respecto a la posibilidad de que se sume otro imputado a la causa, desde la Fiscalía confiaron que desde hace 11 meses aguardan el resultado de una pericia que determinará cómo ocurrió el hecho. En base a ese informe podría quedar imputado el chofer del camión que tensó los cables, algo que reclamaron los Ermoli desde el inicio de la investigación.
"Reconocemos que nadie lo hizo queriendo y ni siquiera pensaron que podría ocurrir semejante accidente, pero sí hubo imprudencia", sostuvo Diana.
Un dato siempre llamó la atención del matrimonio y apunta a que la cuadra donde Miqueas falleció fue liberada para el tránsito pocos minutos después de que todo ocurrió, sin que en ese momento se hubieran completado los peritajes judiciales de rigor.


Aunque el fiscal que investiga la muerte de Miqueas ha ordenado algunas diligencias, los tiempos se extienden. En los últimos meses Carballo solicitó pruebas informáticas que fueron contestadas recientemente por el Municipio y el Servicio Meteorológico Nacional. Además se receptaron nuevos testimonios, algunos que aportaron nuevos datos a la investigación.

Controles
Los padres de Miqueas apuntan a que los controles del cableado en la ciudad son insuficientes. Si bien reconocen que tras el siniestro se realizaron algunas verificaciones, sostienen que luego las inspecciones se relajaron.
"Por mi trabajo ando en la calle mucho tiempo y en reiteradas oportunidades he visto cables a baja altura que representan un peligro. También hay cartelería que no está bien. Desde la Municipalidad tienen que controlar esto", reclamó Sergio.

Confianza
Si bien creen que los tiempos de la Justicia son lentos, los padres de Miqueas confían en que la muerte de su único hijo no quedará impune. "Espero y creo que así será, porque de lo contrario caeremos en lo mismo: el lamento del primer momento porque era nuestro único hijo, su juventud y toda la vida que le quedaba por delante, y luego pasan los meses y todo queda en el olvido", reflexionó Diana.
"Confiamos en la Justicia. No queremos venganza, estamos muy lejos de eso. Sí necesitamos que esto se resuelva para que se tome como ejemplo y no vuelva a ocurrir. Aquí no solo murió Miqueas; nosotros el dolor lo hemos ido elaborando pero hay quienes no han sido tan fuertes, como mi papá que se dejó morir ante la tragedia y luego vino la muerte de madre; la novia de Miqueas todavía no logra encontrarle sentido a su vida. ¿Quién se hace responsable de todo esto?", manifestó Diana.