“La luz de la vida", serie fotográfica de Pablo Decunto

Galerías de fotos y videos 17 de enero de 2019
Tomé estas fotografías durante los meses de abril y mayo de  2016 en uno de los tantos espejos de agua que tapizan el mapa de la provincia de Buenos Aires. “La Laguna”, como sencillamente se le conoce a este lugar,   cubre una superficie de 68 hectáreas y se encuentra dentro del Parque Plaza Montero, a 2 km de la ciudad de mis orígenes: Las Flores,
Ver galería 6589
1 / 9 - Momentos entre la oscuridad total y el inicio de un nuevo día que dejan al descubierto la interrelación de especies en un ecosistema único.

En un momento todo es oscuridad, frío y silencio, pero cuando la luz irrumpe y comienza a invadir el ambiente ocurre una transformación emocionante: la vida se comienza a manifestar.

 En los ocho minutos que dura el amanecer terrestre que estamos acostumbrados a observar, la luz cambia tanto de color como de intensidad. En los instantes previos al alba, una claridad rojiza domina el punto por donde saldrá el sol, mientras el cielo se vuelve violeta profundo. Unos segundos más tarde, la iluminación es rosácea, y cuando el sol aparece en el horizonte, se torna dorada. Si a este espectáculo de por sí, se le suma los efectos imprevisibles del clima y la atmósfera, el resultado es una celebración de colores asombrosos y atractivos que deberíamos disfrutar cada día como una oportunidad única que reconforta y restaura la vida. 

 Tomé estas fotografías durante los meses de abril y mayo de  2016 en uno de los tantos espejos de agua que tapizan el mapa de la provincia de Buenos Aires. “La Laguna”, como sencillamente se le conoce a este lugar,   cubre una superficie de 68 hectáreas y se encuentra dentro del Parque Plaza Montero, a 2 km de la ciudad de mis orígenes: Las Flores, siendo el principal atractivo natural de esta localidad que dista 190 km en dirección sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además de coipos, tortugas y carpinchos, alrededor de un centenar de especies de aves fueron identificadas en la gran arboleda que integra el parque fiscal creado en 1878. Con el fin de preservar el entorno y la desarrollada variedad de avifauna presente a lo largo de todo el año,  29 hectáreas fueron declaradas “Reserva Natural Urbana y Refugio de Vida Silvestre”