"Los próximos dos meses van a ser económicamente muy duros" para el Municipio

Locales 30 de septiembre de 2019 Por
El intendente Martino dijo que el nuevo gobierno local traerá renovadas expectativas.
LOCALES-MARTINO

Dos meses y medio restan para la finalización del actual mandato del intendente Alberto Martino y el traspaso de gestión al exsecretario de Obras Públicas Marcos Ferrer. Dos meses en los que se espera una profundización de la transición de gobierno entre dos gestiones radicales y dentro de los cuales se irán conociendo cuáles serán los primeros pasos del intendente electo, en la antesala de un año que será económicamente complejo.

De este modo, Martino empezará a desandar el mes de octubre la semana próxima, ya sin el 90% de su gabinete, al que despidió en el marco del gesto de austeridad, previo a entregar el mando del Municipio.

-¿Cómo cree que van a transcurrir estos dos meses?

-Durísimos. La recesión que hay es impresionante. Estamos en un contexto de inflación de más del 50% anual, cuando las tasas municipales han aumentado solo el 27%: la mitad de la inflación. A eso se le suma una caída de entre el 35 y 40% de la Tasa de Industria y Comercio, producto mismo del freno en la actividad económica. Hay una baja en la coparticipación provincial como consecuencia de la crisis nacional. Todo ello en un contexto donde aumentan los costos. Además, la demanda es mucho más grande a nivel social. En el Paicor habíamos comenzado con 1500 raciones de comida y hoy estamos en 2500. Toda la recaudación cayó entre el 30 y el 40% y la inflación supera el 50%. Estos últimos meses de gestión son amargantes. El contexto es muy duro para poder cumplir con lo básico e indispensable. Las medidas de recorte ayudan. La oposición especula sobre cómo estará el Municipio, pero no es el momento para hacer especulaciones políticas, y más cuando hay un proceso electoral terminado. El futuro de la ciudad para los próximos cuatro años está claro. Hay un escenario asfixiante de la economía nacional que nos pega en forma directa a los municipios, a la gente en la casa, a las empresas, a los comercios. Tenemos dificultades para poder pagar los sueldos y para poder cumplir con los proveedores, pero producto mismo de la caída de la recaudación y de la crisis que hay en estos meses. El panorama de marzo y abril, ha cambiado totalmente. Es más, nos fuimos un viernes con un dólar a 45 pesos y el lunes nos despertamos con un dolar a 62.

-Estamos cerca de la elección presidencial y muchos dicen que podría haber un cambio de expectativas el día después. ¿Qué opina?
-Ojalá. Yo creo que sí. Hay un clima de desconfianza política y de incertidumbre. Todo indicaría que sería Alberto Fernández del próximo presidente. Los 40 días de transición van a ser muy difíciles. No digo que se tenga que adelantar la entrega del mando porque sería una lástima. Pero la verdad es que es tan asfixiante el contexto económico que esos 40 días de transición va a ser durísimos. Hay que estar a la expectativa.
-En diciembre asume la nueva gestión municipal, ¿cree que habrá otras expectativas?
-Habrá otro aire y de renovación. Habrá medidas que el intendente electo sabe que tiene que tomar. Sobre todo en el comienzo de su gestión. Hay que darle a la gestión municipal una oxigenación importante. Tendrá que ver con el contexto político del momento. Y como él estará arrancando la nueva gestión, deberá aprovechar ese viento a favor para darle los cambios que necesita la ciudad con los concejales del oficialismo. En muchos aspectos.

-¿Se avanzará en cambios y se realizarán previsiones también?
-En este país se pueden hacer muchas previsiones pero luego quedan en el camino. Lo que sí es claro que para la prestación de los servicios en los municipios, que no estamos haciendo cargo de todo, se necesitan recursos. No solo habrá que rediscutir seriamente las tasas municipales que debe pagar el vecino, y la coparticipación. Son muchos aspectos porque hoy por hoy los municipios prestan servicios de educación, de seguridad, salud, acción social, que excede lo que uno pueda manejar.

-¿Sobre todo poder discutir la conformación de la tasa?
-Sí, que sea más equitativa y más justa. No puede ser que pague lo mismo el que tiene una propiedad de 500 mil dólares con una de 150 mil. Allí hay un desequilibrio. Se supone que hay gente que deberá pagar más y otra menos. Al margen de ello no es un invento nuestro. Esa fórmula se está aplicando en otras ciudades como Carlos Paz, que le ha dado un resultado excelente. Debe ser una las de las pocas con superávit. Hay que cambiar esos paradigmas, sino vamos en contra de la corriente.

-¿Cuál será su rol político en los próximos años?
-Me voy a sentir conforme con que me inviten a comer asados y a charlar del rumbo de la gestión (risas). Tengo la suficiente confianza con Marcos para decirle lo que escucho de afuera. Pero él hará lo que crea necesario. Nunca lo voy a criticar en público. Marcos no debe dejar ninguna duda que su proyecto político debe ser de ocho años. Si luego decide que es de cuatro, será determinación de él. No habrá ninguna interna política

Boletín de noticias