Un condenado por matar a un joven de un botellazo en la cabeza

Policiales 24 de septiembre de 2019 Por
Enzo Barroso de 22 años fue condenado a cinco años y tres meses de cárcel por el homicidio preterintencional de Miguel Ángel Aguirre (18), en el marco de una pelea que se produjo en el balneario municipal el pasado 10 de febrero, mientras que su hermano Pablo Barroso (24) recibió la pena de 10 meses de prisión efectiva como autor responsable de lesiones leves en contra de otro joven, dentro de la misma gresca. 
Juicio crimen en el Balneario1
Foto Tribuna

Enzo Barroso de 22 años fue condenado a cinco años y tres meses de cárcel por la muerte de Miguel Ángel Aguirre (18), en el marco de una pelea que se produjo en el balneario municipal el pasado 10 de febrero, mientras que su hermano Pablo Barroso (24) recibió la pena de 10 meses de prisión efectiva como autor responsable de lesiones leves en contra de otro joven, dentro de la misma gresca. 

Aguirre murió a los pocos días del hecho, en el hospital de Villa María, a raíz de las heridas ocasionadas en su cabeza por el botellazo que recibió. 

La condena se conoció este martes tras el juicio oral y público que se desarrolló en la Cámara del Crimen de los Tribunales locales, que estuvo integrada por los tres jueces técnicos y dos jurados populares. 

Los hermanos Barroso estaban detenidos desde pocos días después del crimen, acusados de homicidio simple y lesiones leves. 

Sin embargo, en el juicio breve, que duró solo una jornada, el fiscal de Cámara Gustavo Martín pidió el cambio de calificación a homicidio preterintencional (sin intención de ocasionar la muerte) para Enzo y solo la acusación de lesiones leves para Pablo. En ambos casos la defensa, encabezada por Carlos Pajtman, mostró su acuerdo.

Si se mantenía la caratula original, ambos hubiesen enfrentado una pena de entre 8 y 25 años.

Así, la Cámara, integrada por los vocales Marcelo Ramognino, José Arguello y Guarania Barbero y dos jurados populares, condenó a Enzo por el homicidio y absolvió a Pablo por el mismo hecho, pero lo sentenció por las lesiones ocasionadas a otro joven en su espalda al arrojarle una piedra. 

Ambos condenados fueron luego trasladados a la cárcel de Río Cuarto donde completarán la pena. 

"Yo nunca tuve la intención de matar a nadie, pido disculpas a los familiares por lo que pasó porque sé que arruiné una familia", declaró Enzo Barroso en la audiencia.

"Pido disculpas de corazón, con mi hermano no somos asesinos, no tuvimos la intención de matar a nadie, voy a llevar esa muerte en mi conciencia para siempre, para toda la vida", agregó el joven entre lágrimas mientras declaraba ante el Jurado.

"Era una pelea nada más, como las que hay siempre en el balneario municipal. Yo acepto que peleamos, pero nunca se me cruzó por la cabeza quitarle la vida a ese chico", sostuvo Pablo.

En tanto, entre los argumentos del fiscal se destacaron la "falta de educación y un contexto cultural de excesos de alcohol".

Boletín de noticias